Es todo como creemos?

Enseñar es un proceso complejo, que precisa de experiencia, paciencia y fundamentalmente una amplia apertura de miras de cara a poder aportar nuestros conocimientos de forma que los podamos trasmitir sin imponer para que puedan ser beneficiosos y fructíferos a quiénes los reciben.

Enseñamos para aportar valores, experiencias, creencias pero en última instancia enseñamos para hacer crecer como personas a nuestros pequeños y jóvenes, a aquellas personas que realmente nos importan.

En el proceso de aprendizaje no hemos de caer en el inmenso fallo de pensar que sólo nuestra opinión es la correcta, que sólo nuestra manera de actuar es la adecuada y que las cosas sólo se pueden hacer cómo nosotros creemos.

Hay muchas maneras de llegar al mismo fin y de conseguir el mismo objetivo.

En este maravilloso cortometraje podemos ver como a veces , el cambio de las situaciones lleva a aprender la misma cosa e incluso con vertientes mas maravillosas.

Enseñar desde la apertura de ideas y sin la imposición de conceptos cerrados es lo mejor que se puede hacer para educar en libertad ¡¡¡